Baño para gatos

Qué sería de un gato si no pudiera darse el placer de un baño de vez en cuando. Te traemos los mejores baños para que tu gato pueda refrescarse después de un duro día de calor y pueda sentirse bien limpio.

Baño para gatos

Los gatos son de los animales más reacios a mojarse, por lo que por naturaleza tienen rutinas de higiene que los mantienen muy limpios ya que se acicalan a diario, lo que ayuda a mantener su pelaje en un buen estado. Pero aún con su forma de mantenerse limpios, cada cierto tiempo es necesario darles un baño, bien sea por la grasitud, por diferentes alergias, suciedad externa o por acumulacion de suciedad y polvo, una actividad que puede resultar desafiante si nuestra mascota no está acostumbrada o no sabemos exactamente los parámetros para hacer del proceso más sencillo.

Para lograr el éxito en este aspecto lo más recomendable es habituar a nuestros peludos a los baños desde temprana edad, ya que cualquier experiencia nueva resulta interesante y entretenida para los gatos de pocos meses, por lo que al hacer estos baños como una rutina de juego, estaremos tratando con una mascota tranquila que disfrute de la actividad, haciendo todo el proceso más sencillo para los dueños. Se puede incluso agregar algunos juguetes para lograr su distracción durante la actividad personal, al mismo tiempo que podemos hablarles y mimarlos, creando un vínculo mayor.

Puedes hacer de la experiencia una placentera

Antes de comenzar con los baños, reúne todos los elementos que necesitarás entre los que debes tener un champú suave de acuerdo a su pelaje y edad, un acondicionador en caso de que tu gato tenga el pelo largo, algunos juguetes que puedan distraerlo, una toalla, secador de cabello si vives en un lugar donde hace un poco más de frío y un recipiente para retirar el champú y acondicionador sin molestar a tu gato. Muchos dueños han afirmado el impacto de las golosinas al final de baño, una pequeña recompensa e incentivo a la hora de realizar estos baños.

Puedes adquirir un ungüento que ayude a proteger los ojos del gato antes del baño y lo más importante a la hora de realizarlo será que esté en un ambiente cálido, donde se sientan cómodos aún si ya están acostumbrados a estas actividades periódicas. Son muchos los enfoques que puedes tener a la hora de bañar a un gato, ya que hay personas que en vez de utilizar una bañera muy grande prefieren realizar los baños en un lavabo, no tan profundo haciendo que se sienta más cómodo al tocar el piso. En todo caso, debes sostenerlo con una mano debajo del cuerpo, mojándolo con un recipiente para no tener que estar en contacto directo con el chorro de agua, algo que puede asustarlos y hacer que todo el proceso sea más complicado y largo.

Acostumbrarlos desde pequeño

Si ves que tu gato se pone muy nervioso durante los primeros baños al estar chiquito, puedes levantarlos de forma suave tomando su piel detrás del cuello, del mismo modo en que lo harían las madres, algo que tiene un efecto inmediato. También se puede emplear esta técnica en gatos adultos, aunque dependerá del temperamento de tu mascota. Posteriormente, moja su cuerpo, teniendo cuidado de no mojar los oídos y aplicar el champú, frotando las patitas y la región perianal, de las secciones más sucias. Lo más importante será realizar movimientos con suavidad, manteniendolos de pie para evitar posiciones antinaturales que los molesten o asusten.

Arriba